Categorías

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

Histórico

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

Terapias Complementarias en el Cáncer

//Terapias Complementarias en el Cáncer

Terapias Complementarias en el Cáncer

Os dejo aquí una artículo que hemos leído en el boletín verde de Santiveri sobre la importancia de la alimentación, fitoterapia y terapias alternativas en el tratamiento del cáncer.
Lo podéis encontrar también en http://www.calcimel.com/newsletter/tecnico/boletinverde/2013/octubre/server/nuestra_actualidad_2.html

Al final del artículo veréis un cuadro muy interesante con la fitoterapia más usada y eficaz en estos casos.
Espero os guste…

El camino hacia una medicina integrativa

En la Unión Europea, se estima que unos 180.000 licenciados en medicina integran, sistemáticamente, en su práctica médica habitual, alguna modalidad de terapia complementaria  y alternativa (CAM), como médicos generales o como especialistas. Estos profesionales suelen ser expertos en una terapia alternativa como acupuntura, medicina antroposófica, medicina ayurvédica, fitoterapia, homeopatía, medicina natural, medicina china, etc(1).

Más de un 65% de los europeos ha usado alguna forma de CAM, un 35-50% las utiliza por su cuenta y un 10-20% han acudido a un profesional que las aplica, durante el último año (2).

Definición de las terapias complementarias y alternativas en la práctica médica (CAM)*

El termino CAM se refiere al amplio abanico de recursos de curación que abarca todos los sistemas de salud, modalidades y prácticas y sus teorías acompañantes y creencias distintas de las intrínsecas a los sistemas de salud políticamente dominantes de una determinada sociedad o cultura en un momento histórico dado.

Aunque en muchas ocasiones han formado parte de terapias “alternativas” planteadas como un sustitutivo a la terapéutica oficial o convencional, estas  prácticas, concebidas como terapias complementarias, se aplican de forma conjunta y coordinada a los tratamientos convencionales y logran aumentar su eficacia y reducir los efectos adversos.

La medicina integrativa en oncología

En los últimos 10 años, los servicios de oncología han tomado conciencia de que una parte importante de sus pacientes recurre a remedios naturales y pautas dietéticas específicas para mejorar sus estado de salud entre tanda y tanda de tratamiento o al finalizarlo. En un estudio epidemiológico llevado a cabo recientemente  en Francia (Brugirard M, 2011) se entrevistó a más de 800 pacientes atendidos en 18 unidades de oncología: hasta un 60% de éstos había seguido alguna CAM(1).

Con la aplicación de terapias complementarias, numerosos equipos de oncológica han constatado mejorías sintomáticas y funcionales en algunos de sus pacientes, no obstante, el desconocimiento alimenta sus lógicas reticencias y temen un posible uso arbitrario que entrañaría ciertos riesgos.

Oncólogo: “No sé lo que está haciendo, pero siga así que le sienta muy bien”

Informalmente, muchos oncólogos reconocen evoluciones más favorables o una mayor calidad de vida en algunos de sus pacientes respecto a otros con igual diagnóstico, a los que aplican el mismo protocolo de tratamiento pero con una diferencia sustancial: los primeros recurrieron, por propia iniciativa, a prácticas complementarias como medidas dietéticas depurativas o detoxificantes, complementos alimenticios, plantas medicinales; incluso acupuntura y terapias manuales.

La encuesta a pacientes oncológicos en Francia (4) revelaba que hasta un 46% de los pacientes que acudían al uso de CAM no lo compartía con su médico.

¿Por qué los pacientes no cuentan a su médico que siguen determinadas pautas dietéticas, que toman ciertos complementos, plantas medicinales o que siguen terapias que inciden en su estado psicoemocional? Las razones aducidas pueden ser de lo más variado: porque el oncólogo no se lo pregunta, porque temen que lo rechace o, lo que es peor,  que lo repruebe.

Si el paciente -en un esfuerzo por sincerarse con su médico- obtiene una respuesta distante, o incluso percibe  que éste realmente no se lo toma en serio, su opción  no suele ser renunciar a estas medidas sino seguirlas en silencio. Dada la gravedad de su circunstancia vital, estamos frente a un paciente que se aferra a cualquier posibilidad que pueda aumentar su supervivencia o que pueda mejorar su calidad de vida y es necesario que los profesionales de la salud sean sensibles a esta motivación.

Una comunicación abierta y sin tabús entre paciente y oncólogo, por un parte, y que los profesionales de la medicina convencional se informen de los efectos de estas terapias a partir de fuentes rigurosas, por otra, puede revertir en una mejor respuesta al tratamiento del proceso canceroso y evitar muchos de los efectos indeseados que dificultan su buena evolución.

Entrevista a Mª Josep Sebastiá (Máster Nutrición Humana i Composición de los Alimentos.                     Profesora de la  Facultad de  Ciencias de la Salud, Universitat Ramon Llull)

Mª Josep SebastiáMª Josep Sebastiá, experta en dietoterapia en pacientes oncológicos, reivindica la necesidad de unas pautas de alimentación específicas, destinadas a mejorar la salud de estos enfermos:

-¿Por qué acuden los pacientes con cáncer a su consulta?

MJ Sebastià: Los enfermos oncológicos, en general, buscan información y terapias complementarias, porque tienen interés en aprender cosas que les puedan ayudar a mejorar su estado de salud. Unas veces acuden por su cuenta, otras por recomendaciones de alguien de su entorno que estuvo en sus mismas circunstancias y una parte demasiado pequeña por recomendación de algún miembro del equipo de oncología que los lleva.

-¿Cómo es su trabajo con ellos?

MJ Sebastià: Consiste esencialmente en darles información sobre la dieta que deberían seguir y acerca de los complementos alimentarios que les pueden beneficiar, pero también es importante informarles que no deben tomar iniciativas desde el desconocimiento ya que en algunos casos pueden interferir o están contraindicadas con su tratamiento oncológico.

-¿Diría que son pacientes muy receptivos, capaces de aceptar cualquier indicación?

MJ Sebastià: La aceptación de los consejos dietéticos es siempre buena y suele ir acompañada de muchas preguntas y dudas sobre qué alimentos y/o suplementos son beneficiosos para su enfermedad y tratamiento. Normalmente se establece un dialogo y un acompañamiento en su dieta que tranquiliza mucho a la persona durante la enfermedad y la anima a tomar parte en su proceso de curación.

– Entonces. ¿Su labor es esencialmente educativa?

MJ Sebastià: Efectivamente, en muchos casos el paciente realiza un aprendizaje, adquiere una educación alimentaria que le conduce al abandono de malos hábitos higiénico/alimentarios y a la adquisición de buenos hábitos que perduraran después del tratamiento.

– A pesar de formar parte del colectivo oficial de los profesionales de la salud, muchas veces no puede llevar a cabo su seguimiento del paciente de forma coordinada con el equipo oncológico…

MJ Sebastiá: El problema actual es la poca comunicación entre los diferentes tipos de profesionales de la salud que tratan al paciente y, la falta, muchas veces, de comprensión del trabajo que realiza cada uno de estos profesionales por parte de los demás. No es extraño que el paciente perciba del equipo oncológico una mala aceptación de una dieta o excepticismo frente a un tipo de suplemento que el nutricionista le ha prescrito.

– ¿Qué sucede cuando el médico constata algún beneficio en el paciente que sigue sus pautas alimentarias?

MJ Sebastiá:  En una ocasión trataba un paciente con un cáncer metastásico, sometido a una quimioterapia muy agresiva de la que se preveían graves efectos secundarios y, no obstante, su buen  estado general, la reducción notable de determinados síntomas previsibles (astenia, náuseas, anorexia) y los buenos resultados de los controles analíticos provocó que su oncólogo le preguntara abiertamente si “estaba haciendo algo”.  Ante la respuesta afirmativa, el oncólogo le recomendó “seguir” dado que las pruebas demostraban objetivamente que “lo que hacía” estaba siendo efectivo, aunque él desconociera el por qué.  Situaciones como está, han propiciado el interés de algunos servicios de oncología por mi trabajo y se ha iniciado una tarea coordinada.

La apuesta de las sociedades médicas por la Oncología Integrativa

Todavía una gran parte de los oncólogos españoles  no muestra interés por estas iniciativas que toman sus pacientes, aunque en los últimos años, numerosos expertos ya están reivindicando la necesidad de ordenar esta forma de medicina basándose precisamente en la evidencia clínica que están obteniendo.

La Sociedad Internacional de Oncología Integrativa (SIO), fundada  hace 10 años por destacados oncólogos, promueve la investigación de calidad y la apropiada aplicación de terapias complementarias como acompañantes de las terapias convencionales en el paciente oncológico (1). La guía de consenso de la SIO (2) propugna la importancia del diálogo médico-paciente para establecer un vínculo terapéutico sólido en el que caben las terapias complementarias. Para ello, la SIO recomienda a los profesionales de la salud escuchar los mensajes verbales y no verbales de su paciente ya que si percibe su apoyo se reduce notablemente el riesgo de que siga terapias alternativas potencialmente peligrosas.

En 2008 se creó la Asociación francesa para los cuidados oncológicos de soporte (AFSOS)(3) como una rama del Instituto Nacional del Cáncer en Francia y con la misión de ayudar al paciente a soportar mejor los procesos de su enfermedad, lo que contribuía a curarla. Según la AFSOS, tratar bien los síntomas permite que el paciente se adapte mejor a los tratamientos específicos del cáncer, a su agresividad y a sus dosis. Entre sus objetivos fundacionales incluye la investigación formal y la sustentación científica de las terapias complementarias, por ello participa en la concepción y realización de numerosos estudios epidemiológicos e investigaciones biomédicas destinados a obtener evidencia sobre estas terapias. La AFSOS también se involucra en la comunicación de este conocimiento a los profesionales sanitarios  facilitando así  la coordinación y colaboración entre ambos abordajes terapéuticos.

Entrevista a Consol San Gabriel, Dra. en Farmacia, Máster en Fitoterapia, PhD Genetic, Fitoterapeuta

Consol San Gabriel  La aplicación de la medicina integrativa en oncología se está extendiendo por toda Europa y la Dra. San Gabriel, farmacéutica experta en fitoterapia, reivindica este hecho:

C. San Gabriel: Los beneficios ya se han comprobado en numerosos pacientes en países como Alemania, Francia, Bélgica, Suiza y EEUU. ¿Está España preparada para éste concepto?

– ¿Acaso la oncología integrativa tiene que revolucionar la concepción oficial de la medicina?

C. San Gabriel: En el año 2013, aunque los que practicamos la oncología integrativa en España parecemos iluminados, el concepto no es de hoy ni proviene de adeptos a misteriosas medicinas de origen exótico. Fue propuesto en los años 50 por Sidney Farber, precisamente conocido como el padre de la quimioterapia oncológica. Farber, desarrolló el primer tratamiento quimioterápico con objetivo curativo en leucemia linfoide aguda infantil. Este patólogo pediátrico insistía en que sólo « un tratamiento total, multidisciplinar, podía tener una posibilidad de luchar contra ésta enfermedad total » y visitaba a sus pequeños pacientes con un equipo de médicos internos, farmacéuticos, nutricionistas, psiquiatras, enfermeros, trabajadores sociales.

– Pero actualmente, el tratamiento del cáncer ya recibe un abordaje multidisciplinar en los centros hospitalarios de referencia…

C. San Gabriel: Estamos frente a una enfermedad devastadora, no sólo físicamente, sino psíquicamente, emocionalmente, socialmente…¡tantos aspectos donde el paciente oncológico necesita soporte, acompañamiento, paliación, consejo!… además del tratamiento médico. Los profesionales de la salud deberían percibir que sus competencias se complementen a favor del máximo beneficio del enfermo y no siempre es así…

– El uso de plantas medicinales es ancestral,  ¿qué hay de novedoso en su aplicación en los tratamientos del cáncer?

C. San Gabriel: Estamos construyendo la fitoterapia oncológica integrativa del siglo XXI. Hay algo de pionero en el uso de extractos concentrados de plantas medicinales para complementar los tratamientos oncológicos convencionales. Desde una visión farmacológica,  la  fitoterapia  busca la optimización y la sinergia de los principios activos. En oncología, el principio de Paracelso por el cual «cada fármaco es un veneno disfrazado», se ha revertido y «cada veneno es un fármaco disfrazado». Siguiendo este razonamiento, el reino vegetal nos aporta una multitud de moléculas capaces, no sólo de paliar los aterradores efectos secundarios de los citotóxicos,  sino también capaces de impactar positivamente en  la galaxia de desregulaciones que sufre el paciente no sólo en las células tumorales…. sino también en las sanas y en su globalidad.

–  Entonces no trataría una enfermedad sino al enfermo como un todo, lo que sugiere un abordaje holístico del paciente, tan defendido por las terapias CAM

C. San Gabriel: En palabras del oncólogo Siddhartha Mukherjee  los tratamientos oncológicos convencionales significan «llevar al paciente que se encuentra en el abismo, a un abismo más profundo para sacarle de él». Cuando nos enfrentamos a  un paciente con cáncer, nos hallamos frente a un ser humano sometido no sólo a la disfunción de los órganos afectados por el crecimiento canceroso o al impacto de los tratamientos agresivos o a fenómenos de inflamación descontrolada, sino también a las alteraciones del sueño, a la nutrición errática, a la depresión, al estrés, al miedo,….

– Las plantas constituyen un soporte eficaz e inofensivo en estos pacientes?

C. San Gabriel: Es condición indispensable que la prescripción sea realizada por fitoterapeutas especializados. Sólo a partir de buen conocimiento de las plantas se puede asegurar la sinergia, nunca interferencia con los citostáticos. Es primordial que se utilicen plantas seleccionadas,  ya que sólo son eficaces extractos de primera calidad con principios activos estandarizados, de modo que el terapeuta se maneja con precisión y certeza.

Las plantas y alimentos  al servicio de la oncología

Actividad depurativa y detoxificante

El objetivo de los tratamientos oncológicos es la destrucción de las células cancerosas con la mayor especificidad, en el plazo de tiempo más corto posible y con el menor número de efectos colaterales sobre el resto del organismo. Actualmente, todavía es una utopía ya que la aplicación de la mayoría de los tratamientos oncológicos implica una grave toxicidad para el paciente. Los xenobióticos son metabolizados, transportados y eliminados y los principios activos de las plantas pueden incidir sobre todos estos procesos, a diferentes niveles con diferentes efectos:

  • Como inductores enzimáticos aumentan la concentración de metabolitos intermediarios o disminuyen la  vida media de los medicamentos. Este efecto puede aprovecharse para acelerar la eliminación de la quimioterapia, pero también puede reducir su eficacia, lo que determinaría como momento idóneo para pautar las plantas detoxificantes después de la quimioterapia respetando la vida media de los xenobióticos.
  • Como inhibidores enzimáticos aumentan la concentración tisular y plasmática de los medicamentos aumentado su eficacia, lo que puede ser una ventaja si se buscan estas sinergias, aunque también pueden aumentar la toxicidad de la quimioterapia.

Es necesario un profundo conocimiento de las plantas para obtener sus beneficios y evitar los riesgos de toxicidad o interacciones con los tratamientos convencionales.

 

AjoCurcuma  Cebolla Ginseng

Actividad coadyuvante a los tratamientos oncológicos convencionales

Hay numerosos estudios epidemiológicos y experimentales realizados con principios naturales extraídos de plantas, especies, granos de cereales, frutas, verduras y hortalizas que han demostrado que pueden ser potentes agentes anticancerosos por su acción directa sobre los sistemas enzimáticos que participan en la progresión tumoral. Los estudios de laboratorio y a nivel preclínico han aportado sustentación científica definitiva sobre estos principios por su capacidad de interactuar sobre determinadas dianas celulares. Como resultado, no sólo modifican la actividad tumoral (proliferación, migración, angiogénesis) sino que también modulan la respuesta inflamatoria e inmunitaria del resto del organismo, lo que incluiría el bloqueo de la transcripción de genes  implicados en dichas respuestas (4, 5).

Algunos ejemplos de plantas (componentes activos implicados) Actividad científicamente contrastada Precauciones
Cúrcuma (tetracurcuminoides) antiangiogénesis, antiinflamatoria, antiproliferativa, antimetastásica Contraindicada durante quimioterapia. Recomendada con taxanos Contraindicada con ciclofosfamidas
Equinácea (arabinogalactanos) Activa la mielopoyesis y los macrófagos
Ginkgo biloba (ginkgólidos) Apoptosis, antimutagénica, antiagregante Retirar 36h antes de una cirugía
Regaliz (glicirricina) Apoptosis, antimutagénica, antiinflamatoria, antimetastásica Contraindicada en hipertensos
Ginseng coreano (ginsenósidos) Antimutagénica, apoptosis Potencia la acción de los taxanos Contraindicado en cáncer de mama
Alimentos Componente activos Actividad científicamente contrastada
Crucíferas (todas las variedades de coles) Isotiocianatos, glucosinolatos Antiinflamatoria, antiproliferativa, antiangiogénesis
Ajo, cebolla Compuestos organosulfurados Antiproliferativa, antiinflamatoria, antiangiogénesis, inmunomodulación
Naranja, papaya, calabaza, zanahoria, hojas verde oscuro Carotenoides Licopeno ?carotenos, luteína, zeaxantina Antioxidante, antiinflamatoria ? antiagregante, antiproliferativo ? apoptosis
Cebolla, frutos del bosque, soja, granada, fresas, te, perejil, apio Flavonoides Catequinas, genisteina quercitina Antiinflamatoria ? antiproliferativa, antiangiogénesis ? apoptosis
Uva, frutos del bosque, granos, frutos secos Proantocianidinas Antioxidante, antiinflamatoria.
Uva /vino, gengibre Polifenoles Antioxidante, antiinflamatoria, antiproliferativa, antiangiogénesis
Fuentes de aceites insaturados (maíz, girasol, oliva) Ácidos grasos poliinsaturados omega 3 Antiinflamatoria, apoptosis
By | 2013-11-26T12:10:50+00:00 Noviembre 26th, 2013|Categories: Otros|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies