En España mueren más de 65.000personas al año por enfermedad coronaria y por ictus cerebrales. Otras muchas no mueren, pero sufren secuelas gravísimas de por vida.

El 45 % de los infartos de miocardio y el 50 % de los ictus cerebrales se deben a la hipertensión arterial.

La principal causa de hipertensión arterial el consumo EXCESIVO de sal.

A partir de los 40 años, los infartos y los ictus suponen más del 10 % de las muertes en España. A partir de los 70 años, más del 17 %.

La sal (cloruro sódico) es necesaria, y no debe suprimirse de la dieta, pero tampoco debe ser consumida en exceso.

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta máxima diaria de 5 g. de sal. En España se consumen casi 10 g. diarios, el doble.

El 70 % de la sal que tomamos se encuentra en los alimentos preparados.

El control del consumo de sal forma parte de una alimentación saludable.

¿Cómo consumir menos sal?

Ya que el  70 % de la sal que tomamos se encuentra en los alimentos preparados, lee las etiquetas de los alimentos que compras y escoge los que contienen menos sal. En las etiquetas, la sal suele venir expresada en gramos (g.) o en “gramos de sodio”; en ese caso, para hallar el contenido en sal hay que multiplicar los gramos de sodio por 2,5.

En los restaurantes puedes pedir que la comida sea preparada con poca sal.

Añade menos sal a la comida al cocinarla o condimentarla.

Si lo haces gradualmente, no notarás la diferencia.

Cambiando un pequeño hábito puedes mejorar tu vida.