anacardo

Son unos frutos secos normalmente, no muy conocidos. Os cuento sus propiedades nutricionales:

Son unos alimentos cardiosaludables que, además de poseer un gran poder nutricional, aportan importantes propiedades y beneficios que nos ayudan a cuidar y proteger nuestra salud.
Es cierto que sobre las calorías de los frutos secos muchísimo de ha hablado, sobretodo porque son unos alimentos tremendamente ricos en calorías. No obstante, es cierto que sus beneficios y sus propiedades nutricionales son mayores, por lo que su contenido calórico pasa a un segundo plano (siempre y cuando sean consumidos en pequeñas cantidades).

Lo ideal –y recomendable- es consumir un puñado de frutos secos cada día, pero no superar nunca esta cantidad ni consumirlos en exceso, puesto que entonces sus calorías serán mayores.
El anacardo es un fruto seco sumamente rico en ácidos grasos insaturados, entre los que especialmente destacan el linoléico y el oléico.

Por este motivo, es conocido que este pequeñísimo pero potente fruto seco es ideal para cuidar tanto nuestro sistema nervioso como nuestra piel.
Además, a diferencia de lo que podría llegar a pensarse, es un fruto seco capaz de bajar el colesterol alto (sobretodo el colesterol malo, LDL) y aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL).
Por ello, es ideal para cuidar y proteger nuestro corazón, dado que el colesterol HDL disminuye el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.
Son muy ricos en vitaminas del grupo B, nutrientes necesarios para nuestro corazón, para el cerebro y los músculos, así como para ayudarnos a asimilar los hidratos de carbono.
Además, son unos frutos secos muy buenos a la hora de aumentar las defensas, por lo que es ideal su consumo tanto en los meses de otoño como de invierno, en los que necesitamos reforzar el sistema inmunitario.

Como casi todos los frutos secos, tenéis que tener cuidado si vuestro aparato digestivo no funciona muy bien, tenéis sobrepeso o algún tipo de intolerancia.

mantequilla de anacardo

Una curiosidad: son muy usados en cocina vegana o vegetariana para hacer mantequillas o patés vegetales.

Para hacer matequilla de anacardos, tan fácil como pasarlos por una procesadora hasta conseguir la consistencia deseada. El fruto seco debe ser natural, ni tostado ni salado.
Seguro que os sorprende la textura y sabor. Cerrado en un bote hermético en la nevera, os puede durar hasta una semana.

Ya me contaréis qué os parece…