Un año más, llega el tiempo de reunirte con los tuyos y festejar lo pasado. Pero te invito también a un tiempo de reflexiones y pensamientos para el futuro.
Supongo, que como todos, haces recuento de qué has aprendido y en qué te has equivocado este año. Yo, por lo menos, lo hago. 😉 Una especie de exámen de «consciencia«.
A mi me gusta, y recomiendo, poner por escrito cuáles eran mis objetivos (personales, familiares, laborales) y cómo me he acercado o alejado de ellos… Creo en el trabajo diario, paso a paso y sin agobios. Es un buen momento para planificar las acciones que te van a llevar a objetivos mayores a lo largo del año que viene.
Y por supuesto, escribir también qué has aprendido de las experiencias, tanto negativas como positivas que has tenido. Es importante enfocarse en el lado positivo de las cosas y que todo lo que te ha pasado tiene un Para qué. Te lo has planteado? La vida nos va poniendo aventuras que vivir y de las que aprender para ir evolucionando. Si no eres capaz de aprender y cambiar, te quedas estancad@ sin pasar de lección. Como les digo a mis hijos, mejor aprobar a la primera, no?
Te deseo que siempre tengas ganas de aprender, que nunca te roben las esperanzas y que vivas con Fé.
Un abrazo.
Rocío.
Estoy aquí para ayudarte